El embarazo es una de las etapas más increíbles en la vida de algunas mujeres; sin embargo, trae consigo una serie de eventos en los que el aspecto físico de la piel se ve afectado puesto que los niveles de elasticidad son llevados al extremo.

Una de las huellas más evidentes de este periodo son las estrías en los glúteos, piernas, abdomen, cenos, caderas o brazos. Las estrías básicamente son microrupturas producidas por la falta de elasticidad, por lo que prevenirlas es la mejor alternativa.

Básicamente, solo necesitarás constancia y dedicación para evitar que estas no aparezcan. En este artículo te diremos qué puedes hacer además de tener la piel bien hidratada.

Hidrata la piel dos veces al día

Aplica cremas extra hidratante para conservar la elasticidad natural y la piel esté preparada para resistir la distensión producida por el aumento de volumen corporal en el embarazo.

Bebe mucha agua

Hidratar la piel de forma interna favorece su elasticidad.

Haz ejercicio regularmente

Mantenerse en forma durante el embarazo es muy importante para estar bien, al lograr un buen tono muscular evita microrupturas de la piel.

Evita la exposición al sol

Usa siempre un buen protector solar y después una crema hidratante.

Masajea la piel

Los masajes circulares en las zonas conflictivas al aplicar la crema antiestrías también estimulas la circulación.

Aliméntate sana y equilibradamente

Es muy importante incluir proteínas en tu alimentación como carne y pescado y alimentos ricos en vitamina A, E, C y en magnesio.